Sergio Berbel Leyva

Breve apunte en tres párrafos sobre “Anacronía” de Gerardo Rodríguez Salas

Anuncios

Más que un poemario al uso, “Anacronía” es un relato vívido, certero, duro, lúcido, tan apasionado como apasionante, coherente y directo sobre la pérdida, sobre el vacío absoluto y la desolación que sucede al fallecimiento de alguien a quien tanto has amado, una soledad incurable, irreparable e inconsolable que nada ni nadie puede mitigar.


Es la descripción poética del dolor habido por quien ya no está. Y lo es más como relato que como conjunto de poemas, a pesar de que sean sublimes en su individualidad cada uno de ellos. Porque la concatenación de esas pequeñas piezas poéticas acaba conformando una historia de desolación apabullante.


La narración que Gerardo Rodríguez Salas despliega magistralmente a través de breves y emotivos poemas es, en cierta medida, la construcción (quizás no) inconsciente de una novela poemizada que gravita alrededor de la muerte de su hermano y que pasea su herida abierta desde Andalucía hasta Nueva Zelanda, desde nuestro país a las antípodas maoríes para acabar sufriendo irreversiblemente, pero sufriendo con una belleza sublime que cala el alma por ósmosis.

Anuncios

Anuncios